domingo, 9 de abril de 2017

Amor de diario

Quizá yo no fuera tú momento oportuno, ni tus despedidas a medias entre besos con el sabor de antes, con "te quieros" que parecen olvidados y una caricia para después.

Tal vez me demoré demasiado en decirte mis anhelos pensando en el mañana, y hablé de tiempos futuros en los que vivimos mejor.

Pero es que tu alma es mi compañera, y las sombras se ciernen titánicas porque así es nuestra historia, una muralla cerrada en torno a nuestros corazones que muestran apenas lo que llevamos dentro.

Créeme, y siente tus sueños en los míos y atrévete a seguir atravesando esta selva de mundo en la que nos encontramos. No sabes bien lo bien que sabes, tú haces fantasías realidad. Vamos a unir nuestras dos mitades. Mitad y mitad. Mitad y mitad.

No hay comentarios: