miércoles, 9 de noviembre de 2016

Sin ti

Te has ido.

Me has dejado tus espinas,
defendiendo mi cuello de cualquier boca
que no sea tuya.

Me has dejado,
la guitarra sorda, el cielo sin estrellas,
y los vecinos tranquilos.

Te has llevado mis risas,
mis ojos de alquitrán,
y el carmín que maltrataba mi cuerpo.

Me quedé el calor de tus noches,
cada lágrima en mi almohada
y cada polvo sin freno.

Y ahora todo es sin ti,
hasta el sueño se me escapa
detrás de tu sombra,
cada suspiro que dabas
a tu cama me transporta,
y cada grito al mundo
me arranca de éste.

No hay comentarios: