martes, 1 de marzo de 2011

Una cabra tocando el violín

No quiero parecerte lo de siempre, quiero cambiarte de aires y renovarte. Como un nuevo estilo, encontrar nuevos ritmos y sonidos, y desde tu atalaya terminar con cualquier rastro de una leyenda negra.
Acompáñame y no tengas miedo, coge mi mano y vente a mi vera. Quiero sentir aunque sea al rozar la miel de tu boca, quiero rodear la luna con mis brazos, y atrapar en tus labios eternos el humo de un cigarro.
Quiero agarrar cada momento, sacarlo del pasado si es preciso y devolverlo al presente con la fuerza de las palabras.
Quiero que mires hacia delante habiendo cerrado todas las heridas, con sólo las cicatrices del ayer.
Quiero que no lo hagas sola, quiero que lo hagas mientras suene una cabra tocando el violín.

1 comentario:

un pirata dijo...

La felicidad no es completa sin una cabra tocando el violín (supongo que todo vendra inspirado por Notting Hill, y si no es asi mas recomendada)