domingo, 20 de febrero de 2011

Buenas noches... He dicho.

Ni siquiera sé si quiero estar escribiendo esto de verdad. Hace demasiado tiempo que no abro mi corazón a nadie, y más tiempo todavía sin poder confiar en ninguno de aquellos que llaman a mi puerta. Pero hay algo que hoy me hace dejarme llevar, obligándome a caminar atento, pues creo que puedo recuperar las ganas de vivir...
Demasiadas decepciones me he llevado para creerme capaz de mirar atrás, demasiadas veces he tropezado, infinitas veces me he equivocado. Me he rodeado de personas falsas, mentirosas, o que simplemente ha hecho falta demasiado tiempo para que se muestren como son en realidad. Pocos han sido los que, aunque intermitentemente, han estado para decirme como es el mundo y ayudarme a entender que, a pesar de lo feliz que pudiera llegar a haber sido, todo era mentira, una puñalada tras otra que acabaron haciendo mella en mi cabeza y en mi alma.
Esta misma noche han pasado por mis sienes momentos del pasado, evocados por algún oportuno comentario que rompía el silencio de un momento estúpido, o acompañado de imágenes o sonidos. Pero a pesar de todo, enterrado tras montañas de dolorosos recuerdos, se abre un resquicio de luz de cara al tiempo, una mano que te acompaña mientras escalas tus miedos y retos. No te quedes ahí, lucha no sólo por llegar al futuro, sino por querer hacerlo.

Un hombre puede luchar, puede enfrentarse a otro hombre o a diez, o puede luchar por una causa y unos ideales, y defenderlos, pero lo más difícil de lograr para un hombre, es enfrentarse a sí mismo y salir victorioso, sacando los pies del barro del pasado y apuntando con el dedo hacia un cielo impredecible...

1 comentario:

un pirata dijo...

lo mas dificil puede ser enfrentarnos a nosotros mismo, pero lo mas comodo es enfrentarte una y otra vez y salir victorioso.. eso es grandioso! no nos medimos por las veces que nos caemos sino por las que nos levantamos.. me ha gustado leerte!!