lunes, 25 de octubre de 2010

La playa


De fondo, la playa y ese atardecer de color tostado. Arriba, el cielo, ese azul que nos enamora, que nos llena de pasión el corazón en las tardes de verano, y un avión, surcando un mar limpio de nubes mientras despega transportando sueños de otras personas. Detrás aun podemos oír el sonido de la ciudad, aunque leve, persistente, el sonido del tráfico y de todo el mundo que camina entre sus calles. A mi lado, perfecta, tú, increíble, pequeña, con esos labios llamando a mi boca, solos, abrazados, callados, mirando como el sol se esconde, cobarde, incapaz de admirar la belleza de su luna.

Y tú, dulce tirana, obligándome a quitarte la ropa, dejando al descubierto tu barriga plana y morena, tu bikini y tu espalda. No sé cómo te permito que me obligues a estar en vaqueros en la playa. Se me ocurre porqué, porque me has quitado tú la camiseta, y ahora bajas por mi cuello con tus labios, y yo te agarro la cara, y pruebo de nuevo tus labios. Media vuelta, me tumbas en la arena, y noto los granos en la espalda, y tu lengua y la mía, y te quito de encima.

Riéndote a carcajadas, sobre la arena, en tu playa, con el pelo largo y rebelde, oscuro, y un mechón que la brisa te pone en la cara, y ya no aguanto más, voy a por ti, hoy, mía pequeña, no hables, agárrate a mi espalda, hoy ni tu timidez está presente, hoy me envuelves en tu pelo rizado y me vuelves a besar, una y otra vez, no hace falta que te lo pida, me escuchas sin que lo piense, me oyes cuando lo siento y ahora soy yo el que te beso, ahora puedo oír tus sueños, puedo navegar entre tus olas. El gran azul parece pequeño a nuestro lado, está frío y sin vida, quieto y muerto, puestos a comparar. Eres un regalo del cielo, frágil como una muñeca, vivo con el miedo de romperte, y aun así, eres salvaje, he perdido mis vaqueros y cada vez es más de noche al tiempo que tenemos más hambre de amor, y por fin, un suspiro inevitable, te muerdes el labio inferior y me abrazas con fuerza. Estoy aquí contigo, amor.

"-El sol se ha ido, ahora sí que nos hemos quedado solos en la playa. Hoy ni siquiera hay luna, apuesto a que ha ido a encontrarse con el sol, ¿verdad? Es que por amor se hace cada cosa, mi vida..."

No hay comentarios: