viernes, 23 de julio de 2010

2:54 AM

Es ese enrojecimiento en las mejillas, ruborizarte como sintiendo toda la sangre de tu cuerpo en la cabeza, sentirte a tres metros por encima del cielo...

Era ayer, hoy es ese enrojecimiento en los ojos, sentir que todo el agua de tu cuerpo se esconde tras tus párpados, sentirte tres metros lejos de su corazón...

Es ese cariño, la sensación de no desear nada más, las ganas de abrazar, de besar, de soñar junto a su cuerpo...

Era ayer, hoy es ese anhelo, la sensación de no recordar nada más, las ganas de gritar, de correr, de dormir solo en la noche...

Es ver su silueta recortada por la luz de las velas, su pelo caerle sobre la cara, taparle su mirada, sentirte acorralado por su perfume...

Era ayer, hoy es ver tu perdición recortada en el fuego del recuerdo, tu pelo empapado en sudor, esconderte de sus ojos en la oscuridad, sentirte acosado por el aire de la habitación...

Es aspirar momentos después, y llevarte su olor, notar su esencia todavía en el sillón, es sentir su presencia mirándote desde el balcón...

Era ayer, hoy es oler su perfume cuando se fue, y recordarte a su olor, recordar como se sentaba en el sillón, sentir que alguien te observa desde el corazón...

Era así, un sueño encantado, cientos de te quiero escritos en el reverso de una tarjeta, noches pasadas alumbradas por la luz de laluna.

Era ayer, hoy es una pesadilla atroz, cientos de recuerdos escritos en el tiempo, en el pasado, noches que deshollinan mi sentir, desnudo ante la creciente oscuridad del cielo, hoy no hay estrellas.

¿Qué nos ha hecho el tiempo? ¿Dónde han ido a parar las ganas de amor? ¿A dónde han ido a parar los besos? ¿Dónde está tu picardía? Crece, sé una mujer, pero no madures demasiado rápido, haz locuras, siéntete libre, deja que tu cuerpo transmita todo lo que tu corazón siente, o, de manera irreversible, deja que tu boca diga lo que tu maldita cabeza insinúa, pero decide ya, hazlo rápido, no quiero tener que sentirme flotando en el espacio, sin tener nada a lo que agarrarme, sin ningún pilar al que aferrarme, al que atar mi arnés, sácame del infierno, o deja que me hunda en el vacío, pero hazlo.

Fdo: Víctor

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta victor!!!

Anónimo dijo...

Es... simplemente precioso... me encanta :)