domingo, 24 de enero de 2010

Y no lo puedo evitar

Y es que te quiero, no puedo evitar sentirte cerca cuando te añoro, y hasta al tenerte cerca te hecho de menos y te noto, tu aliento sobre mi cuello y tus brazos agarrándome fuerte, noto tu olor cuando pasas junto a mí, y la pequeña mueca de tu celestial cara cuándo me miras de reojo, intentado ocultar lo obvio y evidente, intentando en vano no mostrar lo que sientes, aun buscando excusas para dirigirte a mí, aun cediendo difícilmente pero de buena gana a acercarte un poco. Y es que me gusta notarte cerca, no tener que echarte de menos cuándo siento todo lo que me cae encima, porque no me paran de llover peñascos. Eres mi pilar, la parte de mi ser que me ayuda a enfrentarme a los demás y que me insta a seguir adelante, no eres un seguro de futuro, pero sí es seguro que te tengo en mi futuro, que nunca olvido un sentimiento y tu estarás presente en el momento en que me halle desconsolado, me animarás en la tristeza y me alentarás en la gloria. Soy humano, y como tal puedo perder la partida, pero aun hoy soy consciente de tu perseverancia y tu incansable afán de tenerme junto a ti a cualquier tiempo, por mínimo que sea o por amargo que se presente. Aquellos que gobernaban, al usar un báculo o vara, mostraban su debilidad, aquella imperante necesidad de apoyarse en eso que les mantenía en pie, y tú eres mi báculo, mi punto de apoyo, mi centro de gravedad, sin ti, pierdo el equilibrio y caigo, y he de volver a apoyarme en ti para levantarme...

Porque sin ti caigo y no me levanto... Y es que te necesito.

2 comentarios:

un pirata dijo...

vaya, me ha gustado, ... no me ha encantado! como un pilar como un baculo que ayuda a llevar la carga, como la necesidad de alguien en quien confiar...
saludos!

getthefuckoffoutofmyhead dijo...

me gusta mucho (: