lunes, 21 de diciembre de 2009

"Tiempo", de nuevo

Y pienso que el tiempo vuela y el viento se queda tirado en mi sofá, pidiéndome que le dé más besos, sin dar pie a la añoranza, porque es el mismo tiempo el que inunda mi sentir, embriagándome de pasado, presente y futuro. Me susurra al oído, y me abraza fuerte, no me deja escaparme, y se agarra a mí como a un clavo ardiendo, instándome a que siga, diciéndome que quiere más, y yo, esclavo de su ser, me rindo ante el tiempo para servirlo en lo que sea, mostrándome tan débil como lo es un ser humano despojado de grandezas, aplicándome a mí mismo la regla impertérrita, sintiéndome desprotegido ante aquello que derrumba montañas, asesina reyes y hunde bajo las tinieblas los reinos de antaño, acongojado ante el único enemigo que aun no he podido vencer y que se resiste ante lo mucho que sea capaz de hacerle frente. Y cuándo, en el clamor de la batalla, escucho el sonido del cuerno que llama desde oriente, acompañado por el sol, doy gracias a mi propio enemigo, que ha sido capaz de quitármelo todo y devolverme algo que no tenía, haciéndose de rogar, como siempre.
Lo entiendo, entiendo su afán por las múltiples representaciones en que se encuentra, y, ahora, veo que toda la energía alentadora de mi enemigo se torna a mi favor, y las sensaciones confluyen, los ciclos se reafirman y noto una suave voz que me anima en la eterna oscuridad.
He cruzado ríos y escalado escarpados acantilados, he descendido hasta el infierno, y, en un acopio de fuerzas sobrehumano, he sido llevado al cielo. Ha sido mi mayor angustia, el transcurso de la historia, quién me lo ha quitado todo, y quién hoy me doy cuenta que ha hecho de mí todo lo grande que soy, el Andros griego que se contruyó a sí mismo.
Pero, no es eso lo que más me impresiona, lo verdaderamente espeluznante, esque todo lo que he perdido me ha sido compensado, sería incapaz de decir mejorablemente, pero sí de forma justa, y hoy sé que todas las personas que hay a mi lado están ahí por una razón, porque son los elementos que hacen falta para terminar mi ecuación, y darme todo lo que siempre he deseado, aquello que he añorado sin llegar a poseer.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

...de nuevo la dichosa ecuación.

Anónimo dijo...

uiiiiiiiiiiiii! q cosa mas linndaaaaaaaa! =) <3