martes, 27 de enero de 2009

Ya falta menos...

Vivo sientiendo tu presencia entre mis brazos, cerrando los ojos para acentuarla, vivo escuchando la letra de tu nana, una letra que aún no he escuchado... Vivo impertérrito ante el deseo de tenerte cada noche junto a mí, aunque ello signifique el mayor esfuerzo realizado por este estúpido amante.

Vengo a querer escuchar tu nana a cada segundo, esperando que un día estés decidida a empezar a cantar, pero la inquietud me come por dentro cada instante que pienso en ello, pues, ¿cómo debo actuar ante tal manifestación de amor por tu parte? Nunca he querido a nadie como en este momento lo hago contigo, y estoy nervioso, pues temo perderte, a ti, a tu reticencia que reta mi paciencia, y, sin duda alguna, a tus besos...

Cada vez que recuerdo tus labios en una fria noche invernal se me vuelve a abrir un tremendo vacío a la altura del pecho, que me mata por el mero hecho de no tenerte cerca, pero, "me tendré que acostumbrar a ser paciente", porque, sino, acabaré muriendo de amor, preciosa...

Quiero tranquilidad, tal vez una isla desierta y un año sabático, o un loft en NY un domingo por la mañana, pero, recordando lo que nos queda por delante, cualquier sitio o cualquier momento me vale para pasarlo bien contigo, pues no necesito más que tú y tus canciones para sobrevivir, aunque me conformo con tu mera presencia entre mis brazos, con oir tu voz cada día y saber que estás ahí, que me quieres, y que vamos a romper reglas, vamos a rebelarnos, vamos a ser tú y yo sólamente, y por siempre...



Esperando pacientemente tu nana...



El Mago...




Te quiero y nunca me iré, Gatita...

PD:Tengo una sorpresita para ti...

No hay comentarios: